lunes, 20 de julio de 2015

PALABRA 1

Y de pronto un día todo cambió. El sol, la luna y el mar dejaron de importar. La mirada fija en un punto lleno de alma. Retrocediste un millón de pasos y no te importó encontrarte en el origen. Volviste a preguntarte cómo vuelan los pájaros y por qué existen las pesadillas.
Ahora quieres ser mejor persona porque esa manita agarra la tuya para caminar, porque esa lágrima busca tu consuelo y porque quieres que su risa resuene para siempre en tus oídos. O en sus oídos. O en la Tierra.


Volará como esos pájaros sobre los que preguntaba y tú sentirás el orgullo de verle mirar el sol, la luna y el mar.