domingo, 26 de julio de 2015

PALABRA 2



Te recibimos con lágrimas de felicidad y de dolor. Llenaste un espacio y ocupaste tu sitio repartiendo talento y amor. Creaste unos lazos que ella rompió.

Se acabó. Se fueron sueños inacabados y otros tantos realizados. La adrenalina, los porqués, el brillo en tus ojos…ahora ya no están. Otra te tomó en sus brazos, aspiró tu alma y nos dejó tu cuerpo...ya para qué. Vuelves al polvo. Elixir a la tierra. No siento alegría por haberte conocido; está oculta por la grieta que se produjo en mi alma al verte partir.

Aceptaste la cláusula más dolorosa del contrato de la vida y ahora te toca cumplir.

Vivirás en los recuerdos, en cada lágrima y en cada sonrisa que asome cuando te piensen. Y cuando se marchen los que te añoran Ella habrá ganado. Siempre gana.